¡Bienvenidos!

La finalidad de este blog es reflexionar sobre las artes de antes y ahora y sus repercusiones en la actualidad. Poneos cómodos, tomad asiento y disfrutad. Saludos.

Artes clásicas

Música
Miguel Serrano

Pintura
Nacho Esteban

Literatura
Leticia Castaño

Artes modernas

Fotografía
Marta Herrera

Cine
Alicia Matía

Moda
María Martín-Viveros

El cine de culto no nace, se hace

7 mar. 2011

El cine de culto no puede considerarse un género propiamente dicho como los demás, ya que se compone de películas que con el paso del tiempo han adquirido gran popularidad, atrayendo a un grupo de devotos o aficionados al cine. Con frecuencia, la película no alcanza mucho éxito en su estreno y la respuesta de la audiencia a una película de culto no suele ser la esperada por los creadores.

Este tipo de cine suele presentar temáticas inusuales. Una película alcanza el estatus de ser considerada de culto según la acogida que tenga entre la audiencia y de cómo evolucione a lo largo del tiempo, es decir, si se olvida o si permanece. Esto hace que sea difícil calificar una película como de culto; el factor clave para su definición sería, como ya he mencionado, que la película siguiera teniendo tirón al cabo de los años entre los aficionados al cine. Si esto ocurre, la película perdura para siempre. También se puede utilizar el término para designar a aquellas películas que hayan influido en la forma de hacer cine, aunque muy pocas lo han logrado hasta ahora.

Muchos consideran que sin duda la primera película de culto fue The Rocky Horror Picture Show (1975), la cual combina elementos de ciencia ficción, terror, travestismo, homosexualidad e incesto, temas curiosamente desarrollados en forma de musical. El personaje principal es el Dr. Frank N. Furter, un científico loco travesti de otro planeta. Se trata de uno de los ejemplos más representativos y populares del cine de culto, porque se sale de todo molde conocido hasta entonces. Aunque, a raíz de ésta, muchas otras películas o directores se han ganado su sitio VIP en el cine de culto, como Blade Runner (1982) del director Ridley Scott, protagonizada por Harrison Ford y cuya banda sonora creó Vangelis (el cual ya había ganado un Oscar el año anterior por la música de la película Carros de fuego), o La naranja mecánica (1971-1999) de Stanley Kubrick, al que se le consideraba un perfeccionista obsesionado con los detalles y la calidad del producto.

"El cine de culto no se hace, sino que nace". Esto se debe a que una película adquiere ese rango gracias al público. Un director no puede elegir crear una película de culto, no es un género que se elija; por el contrario, convertirse en película de culto es un privilegio que alcanzan unos pocos. Si atendemos a su definición más genérica, es una cinta de bajo presupuesto con bajas expectativas comerciales que, por misterios de la vida, repercute en amplios sectores de la cinefilia y alcanza una importancia que se prolonga durante décadas.


Actualmente existe todo un mercado y sistemas de información de las películas de culto. Hollywood está tomando nota de ello, así como lo hizo hace unos años con el cine independiente. Pero, aun así, el cine de culto depende de culturas específicas, de gremios, generaciones, países y hasta ciudades. Cada nueva generación de jóvenes descubre y rinde culto a películas como El club de la lucha, Clerks, Taxi driver, El cuervo o Trainspotting. Son películas que se han salido del molde y que convocan a la secreta complicidad de los cultistas, quienes no se cansan de verlas, admirarlas y comentarlas. Es la cinefilia un estado obseso y un poco enfermizo, se trata de una suerte de espectador radical, al que le gusta formar guetos y trascender una película de la misma forma que ella lo ha hecho con el cine, no importa si por carencia o por exceso.

5 reflexiones:

Nacho dijo...

¡Ay, qué rabia me da! Ambos sabemos que ahí falta una lista de cientos de películas... Pero bueno, te lo perdono porque ya pusiste en tu primera entrada un hipervínculo que dirigía al listado de las consideradas 100 mejores películas de la historia. Además, poco puedo reprocharle a alguien que tanto sabe de cine como tú...

Con respecto a la entrada, me ha parecido superinteresante, aunque sea eso lo que dice todo el mundo. Y es que realmente me gusta que exista esa tendencia de la juventud al visionado de cine de culto. Si no logramos que lean o escuchen música DE VERDAD, que al menos se culturicen vía cine, ¿no? Creo sinceramente que esto es algo que todo profesor y padre debería inculcar en sus hijos (aparte de lo ya dicho sobre la literatura y la música), ya que poco les cuesta crear la tradición, por ejemplo, de hacerles ver una película BUENA cada fin de semana en su compañía. Seguro que ambos aprenden algo y la sociedad gana mucho.

Alicia Matía dijo...

Por supuesto Nacho que me habría gustado incluir otras muchas películas pero para no extenderme y hacer una entrada interminable con esas deberá bastar por ahora ¿No crees? XD

Marta Herrera dijo...

Yo sólo añadiré:
Me has animado a ver más películas de culto, aun que siento no estar de acuerdo con vosotros. Creo que hay otro tipo de cine que sin ser considerado cine de culto sirve para culturizar. Y películas de renombre como La vida es bella o Cadena de favores también sirven par culturizar. Aún así me verá muchas de las que has comentado.

Nacho dijo...

Creo que nos has malinterpretado, Marta. El cine de culto recibe ese nombre porque de él son devotas determinadas personas, esencialmente entendidos y cinéfilos. Ello puede ser debido a muchas causas, pero lo que es indudable es que, sea por el motivo que sea, esa clase de películas son destacables, significativas, relevantes en la historia del cine. Pero eso no significa que sean las únicas capaces de transmitir cultura, dado que cualquier obra de arte, ya sea un cuadro, un libro, una canción o un film, tiene esa virtud, aunque su autor sea un amateur.

La cuestión es que un blockbuster cualquiera no puede compararse a una película de culto, igual que un bestseller no tiene parangón frente a un clásico de la literatura. Hablamos de calidad en la producción, de culturización formal, no material. Al fin y al cabo, hasta observar las piedras puede darnos cultura, pero no por ello debemos calificar esta actividad de cultural y mucho menos ponerla por encima de otras, ¿no?

Ángel Serrano Sánchez de León dijo...

Rocky Horror es buenísima. Yo me río un montón cada vez que la veo. Y pensar que sale Tim Curry y Susan Sarandon...

Publicar un comentario

 

Visitas