¡Bienvenidos!

La finalidad de este blog es reflexionar sobre las artes de antes y ahora y sus repercusiones en la actualidad. Poneos cómodos, tomad asiento y disfrutad. Saludos.

Artes clásicas

Música
Miguel Serrano

Pintura
Nacho Esteban

Literatura
Leticia Castaño

Artes modernas

Fotografía
Marta Herrera

Cine
Alicia Matía

Moda
María Martín-Viveros

Y nosotros... ¿qué pintamos?

11 feb. 2011

La pintura es una de las artes más antiguas que existen (de hecho, sólo la música es más antigua). Surgió con la necesidad humana de plasmar vivencias para lo posteridad, ya fuera por pura vanidad o para realizar advertencias. En sus más tiernos inicios, los pigmentos utilizados eran bayas, hierbas, sangre y semejantes elementos básicos. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha avanzado en esta disciplina y en la actualidad se cuenta con toda clase de útiles para toda clase de soportes. Pero no nos adelantemos y comencemos por realizar un breve recorrido a través de la historia de la pintura:

El arte parietal primigenio es propio del continente europeo, siendo nuestro país, junto con Francia, uno de los más ricos en hallazgos de este tipo. Si bien las pinturas rupestres más longevas están en el país galo, concretamente en la llamada cueva de Chauvet, no podemos olvidar las famosas cuevas de Lascaux y, por supuesto, Altamira (imagen).

De la Prehistoria pasamos a las antiguas civilizaciones de Babilonia, Egipto, Grecia y Roma, esencialmente. Especialmente significativas son las representaciones de las catacumbas y pirámides egipcias (además, no debemos obviar que la escritura jeroglífica es también un arte pictórico), así como los mosaicos romanos, utilizados simplemente para adornar las paredes de las casas particulares, especialmente las de los más adinerados.

Indudablemente inspirado en el anterior, el arte románico, de carácter y finalidad perceptiblemente religiosos, se desarrolló prolíficamente durante los siglos XII y XIII, comenzando con las miniaturas que los monjes copistas añadían a sus manuscritos y sin olvidar mencionar los conocidos pantocrátores. Posteriormente, llegaría la pintura gótica, siendo inevitable mencionar la figura de Giotto, que fue decisivo en el paso de este estilo al esplendoroso Renacimiento italiano (finales del siglo XIII), basado en el equilibrio y el ideal de perfección (cánones de belleza grecolatinos), que se extendió gradualmente por el resto de Europa. Fue en esta época resplandeciente cuando aparecieron importantísimos artistas como Da Vinci, Michelangelo, Piero della Francesca, Durero, Tiziano, Rafael, Botticelli, Perugino y muchos otros.

Este estilo fue sustituido por el nada menospreciable Barroco de Poussin, Rubens, Velázquez, Caravaggio, Vermeer y Rembrandt, pero pronto se vería eclipsado por el Romanticismo, con pintores del calibre de Delacroix, si bien fue un movimiento, en líneas generales, que influyó más notablemente en la literatura.

A partir de inicios del siglo XX, aún de forma algo coetánea al Romanticismo, surgieron una serie de movimientos artísticos conocidos con el nombre de vanguardias o ismos, caracterizados sobre todo por su rebeldía y modernidad, el afán de sorprender e innovar. Por mencionar algunas de las corrientes más relevantes, cabe nombrar el realismo, naturalismo, impresionismo y simbolismo, precursores de las auténticas vanguardias propiamente dichas: cubismo, orfismo, dadaísmo (cuyo divertido y fantástico manifiesto se os ofrece aquí), futurismo, expresionismo, surrealismo, fauvismo, abstraccionismo, rayonismo, neoplasticismo y, ya en torno a mediados de siglo, minimalismo, fotorrealismo y el prestigiosísimo arte pop estadounidense.

En la actualidad, la clasificación es mucho más compleja. Como en el siglo pasado, no prima ningún estilo, sino que existe una convivencia de diversos movimientos pictóricos de índoles diversas. Creo que una especial mención merecen el arte conceptual y, sobre todo, el grafitti, primera expresión desde la Prehistoria de un arte urbano, sin necesidad de especialización, accesible a prácticamente cualquiera, aunque ilegal en la mayoría de casos.

Como se ve, resumir la historia de la pintura es complejo (y creedme que lamento mucho la gran cantidad de autores que no he mencionado), dada la gran cantidad de estilos, corrientes y géneros. De igual modo, puede añadirse, como ya se adelantaba, que existen distintos tipos de materiales, soportes y, sobre todo, técnicas: cera, acuarela, témpera, óleo, acrílico, temple, pastel, tinta, fresco...


Es indubitable que, como todo arte, la pintura ha influido notablemente en la sociedad. Sin embargo, a diferencia de, por ejemplo, la fotografía (hija de la pintura y madre del cine), carece de cercanía a los individuos comunes, es un arte elitista, de entendidos y para entendidos. Ello no significa que una persona común no pueda disfrutar con un cuadro, pero no puede en modo alguno compararse a la accesibilidad comprensiva del resto de artes. Por otro lado, en esta entrada se ha sido muy riguroso con la definición de lo que es arte, pero, de manera más amplia, nos encontraremos que, en realidad, la pintura y el canto  es el único arte en el que prácticamente todas las personas han participado alguna vez. ¿Quién puede decir no haber hecho un dibujo jamás? Sin embargo, no todos han escrito (entendido de forma creativa, claro está) y mucho menos compuesto música. Por tanto, la consideración de la pintura, la perspectiva desde la que se analice y la definición que se tome son aspectos esenciales para el comentario de este arte, pues, tal y como se ha visto, la divergencia es radical dependiendo de qué se considere pintura.

Quizá ahí resida precisamente la principal cuestión que influye al arte en general: ¿Qué es arte? Para mí, arte es todo aquello capaz de crear, transmitir, sorprender. No es sólo arte lo que se ve en los museos, sino también lo que puede verse en las calles o incluso pegado con un imán al frigorífico de una casa cualquiera. En tanto que transmita algo, eso es arte, pues tal es su fin: la empatía emocional. Y si hay un arte en el que la intuición lo es todo, es la pintura, dado que cualquiera puede interpretar las palabras de un poema o una canción (algo distinto sería la música sin letra, por supuesto), pero la magia de la pintura reside precisamente en que transmite distintos sentimientos e impresiones a cada persona: no puede catalogarse emocionalmente. Creo de verdad que eso es lo que lo hace distinto. Lo curioso es que, al pensar en arte, es precisamente la pintura lo que nos viene a la cabeza, siendo el arte más complejo de todos, en mi humildísima opinión.

Para finalizar, como mi compañera, me gustaría dejaros un vídeo que ha llamado particularmente mi atención. Mis opciones eran reducidas (o amplísimas, según se mire), pero finalmente he optado por un minidocumental de menos de 3 minutos sobre las vanguardias, que me parece la corriente más interesante con diferencia. Espero sinceramente que os guste:

El arte de inmortalizar

La fotografía es un arte que requiere de una gran imaginación a la vez que de dosis de paciencia, ganas de aprender y alguna que otra pequeña habilidad. En definitiva, como cualquier otro arte.

Basada en las imágenes, permite infinitas posibilidades para representar o expresar lo que queramos, siempre que sepamos cómo. Una breve definición que he encontrado en la red refleja perfectamente este arte:

La fotografía es la ciencia y el arte de obtener imágenes duraderas por la acción de la luz. Es el proceso de capturar imágenes y fijarlas en un medio material sensible a la luz. Basándose en el principio de la cámara oscura, se proyecta una imagen captada por un pequeño agujero sobre una superficie, de tal forma que el tamaño de la imagen queda reducido y aumentada su nitidez.


Hoy en día, las posibilidades se han multiplicado; las tendencias y gustos son infinitos y las posibilidades que la informática permite han hecho que la fotografía explote, sea mucho más comercial, pero, a la vez, más perfecta… Para abordar el tema en profundidad, conozcamos muy brevemente su historia:

Podemos decir que la fotografía comenzó en 1839 en Francia con la sociedad industrial, gracias a Daguerre, aunque previamente se había inventado la cámara oscura. A partir de esta fecha, comienza a investigarse y mejoran las técnicas hasta que, en 1855, triunfa el colodión, nuevo sistema de captación de la imagen. Se utilizará hasta 1880.

En 1888, George Eastman lanza la cámara Kodak, cuyo mayor éxito es la introducción en el mercado del carrete de película fotográfica.

En 1907, la fábrica Lumière comercializa la fotografía en color.

En 1931, se inventa el flash electrónico, que se utiliza sobre todo cuando la luz existente no es suficiente para tomar la fotografía con una exposición determinada. El flash es una fuente de luz intensa y dura, que generalmente abarca poco espacio y es transportable.

En 1948, nace la fotografía instantánea de Polaroid, una cámara que revelaba y positivaba la imagen en tan solo 60 segundos.

Finalmente, en 1990, comienza la digitalización del ámbito fotográfico: las imágenes son capturadas por un sensor electrónico que dispone de múltiples unidades fotosensibles y, desde allí, se archivan en otro elemento electrónico, que constituye la memoria.

Encontraréis una información en detalle sobre la historia de la fotografía en la página de FotoNostra.

En la actualidad, prácticamente cualquier fotógrafo que pretenda una gran extensión de su obra recurre a la fotografía digital; ya es un pasado casi olvidado la analógica, aunque hay quien se resiste a modernizarse. La Era de Internet ha propiciado mucho la difusión de la fotografía, sobre todo por redes sociales como  Flickr (muy recomendable su visita), dedicados en exclusiva a la difusión de fotos . Además de Internet, los fotógrafos cuentan con infinidad de programas de retoque fotográfico, capaces de crear obras nada parecidas a la original. Destacamos Photoshop, que cuenta con numerosos tutoriales en la red, de fácil acceso, y, pese a no ser muy intuitivo, no resulta muy complejo. Otros programas serían Illustrator, PhotoInstrument, Photoscape

Actualmente, las tendencias fotográficas fundamentales son: el reportaje, la abstracción formal sobre la base de detalles aislados de escenas y objetos corrientes, la fotografía narrativa de filiación romántica y las fotografías en color. En realidad, las posibilidades actuales de la fotografía son incalculables: las exposiciones se suceden una tras otra, los concursos acogen a participantes de todas las edades, en todas las categorías y niveles... Se ha producido una internacionalización de este arte y sus repercusiones son evidentes. Desde los imprescindibles fotógrafos de prensa, pasando por los publicistas, los reporteros documentales, etc. hasta los artistas en el más puro sentido de la palabra.

El sentido de esta pequeña entrada es mostraros un conjunto general de este arte, intentar captaros como nuevos fotógrafos o hacer que os pique ese gusanillo que nosotros, los fotógrafos, llevamos y que nos mueve a querer expresar todo lo que sentimos mediante imágenes. Somos tan diversos como creativos, pero, ante todo, estamos deseosos de que nuestras imágenes os transmitan algo distinto, algo bello, algo extraño, algo que nos emociona… Es nuestra forma de desnudarnos al gran público, es nuestra forma de mostrarnos como somos, qué sentimos, qué queremos inmortalizar. Porque lo que queremos, en el fondo, es lo mismo que desea cualquier otro artista: crear algo eterno, bello, sublime, que perdure en el tiempo, que haga historia.

Aquí os dejo algo mío… de cuando empecé a fotografiar y creía que por cosas como esta valía la pena seguir fotografiando, intentando crear algo nuevo… Retratar este mundo.

 

Visitas